Información General Miembros Investigación Enlaces de Interés Eventos
Principal
Eventos y noticias
Eventos años anteriores

Eventos y Noticias

Hiroshima y Nagasaki: 72 aniversario de las bombas atómicas

El pasado 6 y 9 de agosto 2017, Japón junto a los pueblos de las ciudades de Hiroshima y Nagasaki conmemoró el aniversario número 72 del lanzamiento de bombas atómicas por parte de Estados Unidos en 1945.

Es un recordatorio que esta tragedia cambió el rumbo de la historia mundial el pasado siglo XX y sobre todo nos lo sigue advirtiendo en el siglo XXI, acerca del mayor peligro que todos padecemos en el orbe, al proliferar el armamento nuclear como nunca antes en la historia de la humanidad. Japón, sus autoridades nacionales y los alcaldes de las ciudades afectadas por la radiactividad nos interpelan y advierten del apocalipsis que nos espera si triunfa la irracionalidad en cualquiera de los países que poseen oficialmente dicho armamento  (Estados Unidos, Rusia, Francia, Reino Unido, China, India, Pakistán e Israel entre otros y por supuesto el amenazante caso de Corea del Norte) o cualquier Estado que imponga su uso en el tablero internacional junto a organizaciones terroristas.
   
En Hiroshima, en el cenotafio en honor de las víctimas se colocó una lista actualizada de los decesos por los efectos secundarios de esta desdicha. En lo que va del 2017 se han ampliado los nombres a 5.530 personas que murieron en los doce meses precedentes o cuya muerte se confirmó en ese periodo. Los números ascienden ahora a 308.725 personas.
   
En Nagasaki, se fijó posición al solicitarse ante el primer ministro Shinzo Abe, reconsiderar su política de confiar en el paraguas nuclear de EEUU y a "reafirmar al mundo su compromiso con el espíritu pacifista de la Constitución de Japón, que renuncia a la guerra de forma categórica". Igualmente, Yoshitoshi Fukahori, en representación de las víctimas de la bomba atómica en Nagasaki y de sus familiares, recalcó que la Constitución pacifista ha sido "una política de Estado básica" en Japón tras el final de la guerra y que "sin esta política, Japón podría perder la confianza del mundo".

Recordemos o pensemos por unos instantes en las escenas no solo de la explosión por vez primera en la historia de las bombas atómicas, en la que solo en Hiroshima 85 mil hombres, mujeres y niños murieron instantáneamente, sino también meditemos sobre la devastación y desesperación posterior a los días de la bomba y en la crudeza del horror de una muerte abrazada con las consecuencias de la radiactividad. En Nagasaki más de 70.000 personas murieron tan solo en el año 1945. Esta ciudad japonesa durante el acto conmemorativo “gritos de protesta de ciudadanos” se reunieron en el Parque Memorial en favor de la paz y de rechazo a la guerra se hicieron valer bajo la lluvia.

Japón nos ha enseñado en más de siete décadas de este desastre que el deseo de paz viene de lo más profundo del ser humano, de la palabra viva de sus sobrevivientes o hibakusha,  cuya edad promedio ronda los 81 años, urgiendo a la propia humanidad oírlos, asumir compromisos y evitar de nuevo el infierno y horror nuclear a escala global.

Este crimen de guerra, este genocidio nunca pero nunca más debe repetirse a pesar de las amenazas reinantes de poder y sus acciones de querer incrementar los misiles nucleares. Evitemos que nuestro planeta sea un cementerio global.

No conviene omitir en el discurso oficial el contexto histórico de los bombardeos atómicos, ni la guerra de agresión librada por Japón contra sus vecinos. Mucho menos, no participar siquiera en las negociaciones diplomáticas para incorporar a Japón al Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares. No basta con garantizarle al futuro la memoria de esta tragedia de la humanidad.


- Fecha de publicaci├│n: 04 Jan 2003
- Publicado por: CEAA

Centro de Estudios de África, Asia y Diásporas Latinoamericanas y Caribeñas "José Manuel Briceño Monzillo"
E-mail: ceaaula@hotmail.com | Teléfono:+58 (0274) 2401885
Universidad de Los Andes, Mérida - Venezuela