Información General Miembros Investigación Enlaces de Interés Eventos
Principal
Eventos y noticias
Eventos años anteriores

Eventos y Noticias

Discurso del Primer Ministro, Yoshihiko Noda, en la ceremonia para conmemorar el primer aniversario del Gran Terremoto del Este de Japón Domingo, 11 de marzo 2012


Hoy, en presencia de Sus Majestades el Emperador y la Emperatriz, me gustaría ofrecer en nombre del Gobierno del Japón un discurso de conmemoración en esta ceremonia por el primer aniversario del Gran Terremoto del Este de Japón.

Un año ha pasado desde el día en que el Gran Terremoto del Este golpeó Japón y en los mismos momentos fugaces cobró tantas preciosas vidas e infligió un daño tan severo en amplias zonas de la nación.

Cuando pienso en las angustias de los que perdieron la vida y en el profundo dolor de los familiares en duelo que han perdido familiares queridos, siento una tristeza enorme. Me gustaría expresar mi más sentido pésame a esas personas. También me gustaría expresar mis sinceros sentimientos a todos aquellos que han sido afectados por el desastre, incluyendo las familias de las personas que todavía permanecen desaparecidas.
Con el fin de garantizar que las almas de quienes perdieron la vida sean debidamente respetadas y que sus deseos se sigan transmitiendo a la posteridad, ante los presentes hago los tres compromisos siguientes:

La primera promesa que hago es que el Gobierno trabajará sin demora para llevar a cabo la reconstrucción de las regiones afectadas por el desastre.
Muchas personas todavía están sujetas a soportar grandes molestias y dificultades en su vida cotidiana. Vamos a prestar la máxima ayuda en las regiones devastadas para asegurar que estas personas puedan continuar con la reconstrucción de sus vidas, y para que sus lugares de origen, en el que han nacido y crecido, renazcan como lugares seguros y agradables para vivir.

La lucha contra el accidente nuclear continúa. Haremos todo lo posible para asegurar que el renacimiento de Fukushima sea alcanzado totalmente y que sus hermosos pueblos y ciudades sean restaurados para su gente.

La segunda promesa que hago es transmitir a las generaciones futuras las lecciones del desastre.

Viviendo como vivimos en el archipiélago japonés, donde los desastres naturales ocurren con tanta frecuencia, es nuestro deber transmitir a las generaciones futuras las enseñanzas y los conocimientos que hemos obtenido de esta catástrofe.  Sobre la base de estas lecciones, vamos a proceder sin tardanza para mejorar las medidas contra los desastres naturales en todo el país.

La tercera promesa que hago es que nunca vamos a olvidar el espíritu de "ayuda mutua" y "agradecimiento " que nos une a todos.
Para la reconstrucción de las regiones afectadas por el desastre, el apoyo de la gente de fuera de estas regiones sigue siendo indispensable, de la misma manera como lo fue en el período inmediatamente posterior al terremoto.  Por otra parte, a fin de reciprocar la asistencia generosa ofrecida por otros países, debemos hacer todo lo posible para prestar una contribución activa a la comunidad internacional.
Nuestros antepasados, que llevaron nuestro país a la prosperidad, se mantuvieron firmes con una resolución valiente en tiempos de crisis.  Además de ofrecer nuestro apoyo en las luchas diarias de la gente de las regiones perjudicadas por el desastre, vamos a unir nuestras manos al tratar de cumplir con nuestra misión histórica del "renacimiento de Japón a través de la reconstrucción."

Para terminar me gustaría una vez más ofrecer mis oraciones por el eterno descanso y la tranquilidad de las almas de los difuntos, y mi deseo de corazón para que las familias de las víctimas pueden encontrar la paz.

Traducción no oficial
- Fecha de publicaci├│n: 09 Aug 2012
- Publicado por: CEAA

Centro de Estudios de África, Asia y Diásporas Latinoamericanas y Caribeñas "José Manuel Briceño Monzillo"
E-mail: ceaaula@hotmail.com | Teléfono:+58 (0274) 2401885
Universidad de Los Andes, Mérida - Venezuela