Información General Miembros Investigación Enlaces de Interés Eventos
Principal
Eventos y noticias
Eventos años anteriores

Eventos y Noticias

Declaración de paz de Nagasaki, 09 de agosto de 2012



             La humanidad ha participado insensatamente en guerras repetidas veces en la historia.  Sin embargo, incluso en tiempos de guerra hay ciertas acciones inaceptables. Bajo la actual ley humanitaria internacional, es considerado como un acto criminal matar o lesionar a los niños, a las madres, los civiles, soldados heridos o prisioneros de guerra. Además, la ley prohíbe inequívocamente el uso de gases venenosos, armas biológicas, minas terrestres antipersonales y otras armas inhumanas que causan sufrimiento indiscriminadamente a las personas y un impacto significativo en el medio ambiente.               El 9 de agosto de 1945 a las 11:02 am, una bomba atómica fue lanzada sobre Nagasaki por un bombardero estadounidense.  Los intensos rayos de calor causados por la bomba carbonizaron los cuerpos de muchas víctimas. Explosiones de viento, lo suficientemente fuertes como para doblar rieles de hierro, destrozaron los cuerpos de muchos otros. La piel colgaba de cuerpos desnudos. Las madres llevaban a sus bebés sin cabeza.  Gente que parecía saludable murieron unos tras otros. Sólo en ese año, la bomba atómica cobró más de 74.000 vidas e hirió a otras 75.000. Los que sobrevivieron han seguido sufriendo una incidencia más alta de cáncer y otras enfermedades graves inducidas por la radiación y, aún hoy, siguen viviendo con miedo.         Por qué las armas nucleares, capaces de destruir tantas vidas de forma indiscriminada e inhumana y de causar toda una vida de angustia para los que sobreviven, no se han prohibido todavía?            En noviembre de 2011, la Cruz Roja y la Media Luna Roja Internacional, un movimiento que ha observado durante mucho tiempo la crueldad de la guerra, adoptó la resolución basada en consideraciones humanitarias "Hacia la eliminación de las armas nucleares." En mayo de 2012, el primer período de sesiones del Comité Preparatorio para el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) 2015 fue celebrado en Viena. En la sesión, los representantes de numerosos países citaron la inhumanidad de las armas nucleares, y una "Declaración conjunta sobre la dimensión humanitaria del desarme nuclear" fue presentada en nombre de dieciséis países. Por fin, las llamadas a declarar las armas nucleares como inhumanas se han hecho más fuertes, en línea con lo que la gente de las ciudades bombardeadas con armas atómicas han sido exigido en alta voz.           Sin embargo, ¿cuál es la situación que estamos enfrentando hoy en día?           Hay más de 19.000 armas nucleares en el mundo. Gente de todo el mundo vive bajo el peligro de que una guerra nuclear pudiera estallar en cualquier momento. Yo les pregunto, ¿qué pasaría con la humanidad si un arma nuclear moderna, mucho más poderosa que las bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki, se utilizara?       Para asegurarse de que Nagasaki sea la última ciudad víctima de un ataque nuclear, es indispensable que se prohíba definitivamente no sólo el uso de las armas nucleares, sino desde su desarrollo hasta su instalación.  Es necesario un nuevo enfoque que vaya más allá de los límites del actual Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) y ya hemos determinado varios métodos para alcanzarlo.        Una de las vías es la Convención sobre Armas Nucleares (NWC). En 2008, el Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon, expresó la necesidad de dicha Convención.  Por primera vez, la NWC fue mencionada en el Documento Final de la Conferencia de Revisión del Tratado de No Proliferación Nuclear de 2010. La comunidad internacional debe actuar ahora dando los primeros pasos concretos hacia la conclusión de la Convención sobre Armas Nucleares.             La creación de Zonas Libres de Armas Nucleares (ZLAN) es otro método realista y concreto a nuestra disposición. La mayor parte de las tierras en el hemisferio sur ya están cubiertas por estas zonas, y este año se están haciendo esfuerzos para organizar una reunión para discutir la creación de un Oriente Medio libre de armas nucleares. Hasta la fecha, hemos pedido reiteradamente al gobierno japonés para trabajar en la creación de un Noreste Asiático libre de armas nucleares. Junto con la promulgación de los Tres Principios No Nucleares como ley, el gobierno japonés debe promover esfuerzos como estos, abordar el grave problema presentado por las armas nucleares en Corea del Norte, y demostrar su liderazgo como el único país bombardeado atómica en el mundo.              En abril de 2012, el largamente esperado Centro de Investigación para la Abolición de Armas Nucleares (RECNA) se estableció en la Universidad de Nagasaki. Se espera que RECNA sirva como un centro de redes y difusión de información y propuestas pertinentes a la abolición de las armas nucleares. Con el establecimiento de RECNA, nosotros aquí en Nagasaki estamos más determinados que nunca a cumplir con la misión encargada a nosotros como ciudad bombardeada por un arma atómica.            Llegar a los jóvenes es vital para lograr un mundo sin armas nucleares. A partir de mañana, el Foro Mundial sobre Desarme y No Proliferación comenzará aquí en Nagasaki, co-patrocinado por el Gobierno del Japón y la Universidad de las Naciones Unidas.            Las armas nucleares fueron el producto de la desconfianza y el temor en otros países, así como del deseo de poder. Nagasaki también hará énfasis en la educación para la paz y la comprensión internacional, con el fin de crear un mundo en el que las generaciones futuras puedan vivir en una sociedad basada en la confianza mutua, el sentido de la seguridad, y la noción de coexistencia armoniosa.                El accidente ocurrido en la central nuclear de Fukushima Daiichi operada por Tokyo Electric Power  Company, Inc. sacudió al mundo. Nosotros aquí en Nagasaki seguiremos apoyando al pueblo de Fukushima, al sentir gran dolor porque que cada día enfrentan el miedo a la radiación.  Además de acelerar la restauración de las zonas afectadas, hacemos un llamado al gobierno japonés a establecer nuevos objetivos de política energética para construir una sociedad libre del miedo a la radiactividad y presentar medidas concretas para aplicar estas políticas. No podemos posponer la cuestión de la eliminación de la gran cantidad de residuos nucleares generados por las centrales nucleares. Corresponde a la comunidad internacional cooperar y abordar este problema.            La edad promedio de los supervivientes de las bombas atómicas supera los 77 años. Pedimos una vez más al Gobierno escuchar con sinceridad las voces de los que sufren y hacer esfuerzos hacia la mejora de políticas adicionales de apoyo.            Ofrecemos nuestras sinceras condolencias por las vidas perdidas en los bombardeos atómicos, y nos comprometemos a continuar nuestros esfuerzos hacia la abolición de las armas nucleares, de la mano con los ciudadanos de Hiroshima y de todas las personas en el mundo que comparten nuestro objetivo de un mundo libre de armas nucleares.

Tomihisa Taue Alcalde de Nagasaki 09 de agosto 2012

Traducción no oficial hecha por el CEAA ULA



- Fecha de publicaci├│n: 13 Sep 2012
- Publicado por: CEAA

Centro de Estudios de África, Asia y Diásporas Latinoamericanas y Caribeñas "José Manuel Briceño Monzillo"
E-mail: ceaaula@hotmail.com | Teléfono:+58 (0274) 2401885
Universidad de Los Andes, Mérida - Venezuela