Información General Miembros Investigación Enlaces de Interés Eventos
Principal
Eventos y noticias
Eventos años anteriores

Eventos y Noticias

Tengo un sue├▒o. 50 a├▒os del discurso de Martin Luther King en Washington D.C. (1963-2013)


Tengo un sueño.

50 años del discurso de Martin Luther King en Washington D.C.
(1963-2013)



El 28 de agosto 2013 se cumplieron 50 años del encuentro entre el Reverendo y líder por los derechos civiles, Martin Luther King, con más de 200.000 personas en los espacios de la Plaza Nacional de Washington, justo donde se encuentra el monumento dedicado al presidente Abraham Lincoln en cuyo mandato se abolió la esclavitud formalmente en los Estados Unidos.

Dicha manifestación, también conocida como la Gran Marcha hacia Washington, registra una particularidad histórica, ya que coincide con una coyuntura muy especial para ese país, la colectividad afronorteamericana y la presencia en la Casa Blanca de un presidente proveniente de esa misma comunidad.

En primer lugar, este evento demostró contundentemente la importancia de la fuerza del legado gandhiano de la No violencia, practicada por miles de ciudadanos al marchar y demandar de forma pacífica el fin de una injusticia que se había institucionalizado en la sociedad norteamericana. En esta ocasión, el problema era la segregación racial y las diversas prácticas del racismo a las que eran sometidos los afronorteamericanos en los estados del sur. Un año después, en 1964, Estados Unidos aprobó el acta de derechos civiles que acabó con la segregación formalmente; y en 1965, se logra el pleno reconocimiento del derecho al voto. Esta lucha aportó en su momento avances sustanciales, pero la dignidad y condición humana continuaron siendo golpeadas por la cultura racista imperante en el Estado norteamericano, específicamente en los ejes del poder y mando de la minoría gobernante: blanca, anglosajona y protestante (WASP, siglas en inglés), en la cual el discurso y la acción estaban en flagrante contradicción con la democracia y  el espíritu igualitario que fundó  a ese país.

En segundo lugar, a pesar de los frutos obtenidos por la presión de las personas de a pie o anónimas, aún en el día a día se evidencian prácticas racistas y desigualdades socioeconómicas en los Estados Unidos de hoy. Vale mencionar, entre otros aspectos: la pobreza de los niños en las comunidades afronorteamericanas triplica la de los blancos, y el desempleo es casi el doble. La brecha en el rendimiento educativo entre blancos y negros es enorme. Aunque en los años cincuenta, apenas el 5% de los jóvenes de origen afro iba a la universidad, ahora es casi el 40%. Otras variables a ponderar es el ascenso en importantes cargos de la política y de la empresa privada, matrimonios mixtos y disminución de la segregación urbana para esta población. Similarmente, los 19.000 dólares de ingresos anuales que hace 50 años había de diferencia entre las familias blancas y negras, se han convertido hoy en más de 27.000, según datos de un estudio del Instituto Pew. Vale hacer mención a la desestructuración de las familias afroamericanas, que hoy es grave y representa el caos que más reflejan las películas y series de ese país. El trato proveniente del sistema judicial es duro. Un ciudadano afroamericano tiene en estos momentos seis veces más probabilidades que un blanco de ser condenado a cárcel por un tribunal, lo que incluso supera las tasas de los años de segregación. La sola apariencia lo margina y condena.

En tercer lugar, debemos centrarnos en la significación y simbolismo de Barack Obama en la presidencia. De entrada debemos aclarar que Obama no pertenece a la realidad generacional ni política de King, en el momento del discurso del 28.08.1963, el hoy presidente de Estados Unidos tenía dos años de edad y vivía en Honolulú. Igualmente no se adscribe a las prácticas y estrategias de luchas tradicionales de un líder de esa comunidad. Su pensamiento político se nutre de la cultura de la "amplitud" más allá de la racialidad, pero pesa más el legado de la cultura blanca en su formación y ello con el pasar de los años ha generado fuertes críticas a su estilo ambiguo de hacer política a favor de la comunidad afroestadunidense. En Obama, la histórica problemática del racismo, la concibe como resultante de un reclamo de igualdad de oportunidades y no como consecuencia de una gran contradicción acumulada en las relaciones de dominación y explotación que han imperado.

La muerte de un disparo en el pecho del joven afroamericano Trayvon Martin, de 17 años, el pasado 26 de febrero de 2012, mientras caminaba por una urbanización privada de Sanford, en el centro de la Florida activó de nuevo el debate acerca del racismo. Más aún si el actor del delito fue absuelto por el tribunal en julio 2013. En la ocasión del juicio, el Presidente declaró que el debate verdadero era necesario centrarlo en la creación de puestos de trabajo y acceso de los pobres a la riqueza. Tal postura evidencia una mentalidad que responde más a los valores del mercado que a una real voluntad política para el Change we can believe in.

Obama en su discurso dado el 28.08.2013, en el mismo lugar de Martin Luther King, dijo: "Los que marcharon, no buscaban sólo la ausencia de la opresión, sino la presencia de oportunidades económicas". Igualmente, indicó: "los negros también tienen responsabilidades de su situación actual y algunos han confundido la exigencia de igualdad con esperar a recibir una mayor porción de parte del Estado". Siempre ha advertido contra el peligro de la complacencia de los afroamericanos en responsabilizar de su situación únicamente al "legado de discriminación".

En esta perspectivas, poner fin a la discriminación legalizada o al racismo solapado o instantáneo en los Estados Unidos, representa un deber y compromiso para aquellos que se identifican con el legado de King, pues la lucha de los afroamericanos se encuentra en el medio de un debate que exige sinceración ante las utopías, la violencia hacia las minorías, las alienaciones maximizadas y ruidos muy propios del capitalismo voraz de ese país cuya lógica "civilizatoria" se resuelve con el poderío de las armas, omitiendo el lugar y respeto que debemos tener por los derechos humanos.


Invitamos al lector a consultar:

a) El documento referido al discurso de Martin Luther King y referencia al documento audiovisual del discurso,
b) La Entrevista a John Lewis, congresista demócrata y excolaborador de King y
c) La Transcripción de la entrevista radial a Barak Obama por parte de representantes de la comunidad afroamericana de Estados Unidos.   
- Fecha de publicaci├│n: 27 Sep 2013
- Publicado por: CEAA

Centro de Estudios de África, Asia y Diásporas Latinoamericanas y Caribeñas "José Manuel Briceño Monzillo"
E-mail: ceaaula@hotmail.com | Teléfono:+58 (0274) 2401885
Universidad de Los Andes, Mérida - Venezuela