Información General Miembros Investigación Enlaces de Interés Eventos
Principal
Eventos y noticias
Eventos años anteriores

Eventos y Noticias

Declaración de Nagasaki por la paz. 9 de agosto de 2014

Tal día como hoy, hace 69 años, el cielo contemplado desde esta colina estaba cubierto por una nube nuclear negra. Un bombardero estadounidense arrojó una bomba atómica envolviendo la ciudad en llamas, volando casas y moradores indiscriminadamente. Fueron muchos los residentes que intentaron escapar dejando atrás los cuerpos abrasados de sus conciudadanos. Las salvajes olas de calor y los feroces vientos se llevaron la vida de aproximadamente 74.000 personas, dejando heridas a otras 75.000. Los cuerpos y las mentes de los supervivientes quedaron marcados de por vida, con heridas que hoy, 69 años después, aún no han cicatrizado.

Actualmente, todavía quedan en el mundo más de 16.000 cabezas nucleares. Habiendo experimentado personalmente el horror causado por dichas armas nucleares, los supervivientes de la bomba atómica han luchado incesablemente para advertir al mundo de que su uso no debe volver a ser permitido. Gracias a la presencia y voces de los hibakusha, los supervivientes de la bomba nuclear, no se han utilizado armas nucleares en ninguna guerra desde los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki.

¿Qué le pasaría al mundo si se utilizasen armas nucleares en un conflicto bélico?

Durante la II Conferencia del Impacto Humanitario de las Armas Nucleares celebrada en México en febrero de este año, los representantes de 146 naciones constataron la crueldad de las armas nucleares desde varias perspectivas, incluyendo su impacto en los cuerpos humanos, en la economía, medio ambiente y cambio climático. En dicha conferencia se compartieron predicciones terroríficas sobre las consecuencias que produciría una guerra nuclear. No solamente sería imposible asistir a los heridos, sino que también habría que tener en cuenta la llegada de un “invierno nuclear” y la falta de suministros que causarían la hambruna de más de 2 billones de personas en todo el mundo. El terror a las armas nucleares no es cosa del pasado y tampoco se trata solamente de Hiroshima y Nagasaki. Es en verdad un “problema presente y futuro” al que se enfrenta todo el planeta.

De entre las naciones que afirman la crueldad de las armas nucleares ha surgido un movimiento que ha empezado a considerar la elaboración de tratados de prohibición nuclear.

Sin embargo, las naciones que poseen armas nucleares y sus aliadas rechazan radicalmente renunciar a la idea de proteger su seguridad nacional con armas nucleares e intentan posponer la prohibición de dicho tipo de armas. Existe la preocupación de que si no se logra superar este conflicto, el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), celebrado una vez cada cinco años y que tendrá lugar próximamente en el 2015, podría concluir sin logro alguno.
Rogamos a todas las naciones que posean armas nucleares o que sean aliadas de tal tipo de naciones, que tomen los primeros pasos para superar este conflicto mediante la creación de espacios de diálogo con los países que buscan la abolición legal de la armamentística nuclear para discutir los pasos a tomar y lograr un “mundo sin armas nucleares”. Al gobierno japonés le pedimos, como país mejor posicionado a la hora de comprender la crueldad de las armas nucleares, que tome el liderazgo en dichos esfuerzos.

Una de las medidas regionales para proteger nuestro futuro contra las guerras nucleares es la creación de una “zona libre de armas nucleares”. Actualmente, más de la mitad de la superficie terrestre forma parte de la zona libre de armas nucleares. El gobierno japonés ha anunciado que, como medio de protección contra las armas nucleares de la región noreste de Asia (la cual incluye Japón, Corea del Sur y Corea del Norte), ha comenzado a considerar la formación de una “Zona Libre de Armas Nucleares del Noreste de Asia” además de la legislación de los tres principios de la no proliferación nuclear. Más de 500 alcaldes de todo Japón han aceptado esta idea y el círculo de concordia continuará creciendo en el futuro.

Actualmente se están intercambiando en Japón numerosas opiniones sobre cómo podría garantizar el país su seguridad como “estado pacífico” dentro del debate sobre el derecho a la autodefensa colectiva.

Nagasaki ha exigido continuamente “¡No más Nagasaki!” y “¡No más guerras!”. La promesa incorporada en la Constitución japonesa de que Japón “no participará en conflictos” es el punto de partida no solamente de Japón, el país que ha experimentado de primera mano las bombas atómicas, sino también de Nagasaki, una ciudad que ha experimentado un bombardeo atómico.

En medio del urgente debate están surgiendo miedos y preocupaciones que insinúan que quizás el punto de partida de la paz, el cual los sobrevivientes de la bomba atómica han continuado pasando a las subsecuentes generaciones compartiendo sus propias experiencias, está comenzando a flaquear. Demandamos fervientemente que el gobierno japonés escuche y tome en serio estas voces de preocupación y miedo.

En  Nagasaki, los jóvenes discuten el futuro de las armas nucleares mediante debates y actividades diversas. Los universitarios han comenzado a extender sus redes a nivel internacional y los estudiantes de secundaria han recaudado más de un millón de firmas para presentar una petición a las Naciones Unidas demandando la abolición de las armas nucleares.

El lema de estos estudiantes de secundaria (biryokudakedo, muryoku ja nai “poco poder, pero no indefenso”) nos recuerda que la sociedad civil, una reunión de individuos, es nuestro manantial de fuerza. Como miembro de la sociedad civil, Nagasaki continuará expandiendo su círculo de amigos, colaborando con diversas ONG y uniendo sus fuerzas con las de las Naciones Unidas y los países que compartan las mismas metas con la finalidad de continuar realizando todos los esfuerzos necesarios para lograr un mundo sin armas nucleares. Ciudadanos del mundo, entreguemos un “planeta sin armas nucleares” a la siguiente generación.
Han transcurrido tres años desde el accidente de la planta nuclear TEPCO en Fukushima, Daiichi. Aún hoy hay personas que hacen frente diariamente a la ansiedad; Nagasaki continúa proporcionando diversos modos de apoyo a Fukushima con la esperanza de que la región logre una recuperación total lo antes posible.

El próximo año será el 70 aniversario de los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki.Ya que los supervivientes de la bomba atómica son ya ancianos, deseamos proporcionarles asistencia total acorde a la situación y mejorando el sistema de reconocimiento de enfermedades radioactivas. Con la esperanza de que este año que lleva al 70 aniversario del bombardeo atómico, sea una gran oportunidad para lograr una paz mundialmente deseada, es decir, un “mundo sin armas nucleares”; ofrecemos nuestro más sincero pésame a aquellos que perdieron sus vidas en dicho día. Declaramos igualmente, junto con la ciudad de Hiroshima, que continuaremos realizando todos los esfuerzos necesarios para lograr la abolición de la armamentística nuclear y lograr una paz duradera.




TomihisaTaue
Alcalde de Nagasaki
- Fecha de publicaci├│n: 03 Oct 2014
- Publicado por: CEAA

Centro de Estudios de África, Asia y Diásporas Latinoamericanas y Caribeñas "José Manuel Briceño Monzillo"
E-mail: ceaaula@hotmail.com | Teléfono:+58 (0274) 2401885
Universidad de Los Andes, Mérida - Venezuela