Información General Miembros Investigación Enlaces de Interés Eventos
Principal
Eventos y noticias
Eventos años anteriores

Eventos y Noticias

Malala y la juventud en el Premio Nobel


Un bolígrafo puede cambiar el mundo

Malala Yousafzai


El 10 de octubre del 2014 es seleccionada Malala Yousafzai para el Premio Nobel de la Paz, simultáneamente con el activista indio por los derechos de los niños Kailash Satyarthi. Malala es así la ganadora más joven de este premio. Su nombre proviene de una famosa heroína pastún de finales siglo XIX, Malalai de Maiwand, quien luchó contra las tropas británicas durante la II guerra anglo-afgana, entre 1878 y 1880. Su padre, Ziauddin Yousafzai, es educador y activista social, y actualmente es asesor especial de la ONU sobre la Educación Global y el Agregado para la Educación en el Consulado de Pakistán en Birmingham, Reino Unido. Malala nace en Mingora, al noroeste de Pakistán, en el año 1997.

En un blog para la BBC y bajo el seudónimo Gul Makai, Malala, con sólo trece años, comenzó a describir y expresar su punto de vista sobre la educación y la vida bajo la amenaza del régimen talibán de Pakistán. Durante este período, los talibanes intensificaron los ataques y la represión. A medida que tomaban el control de la zona, emitieron decretos que prohibían la televisión y la música; igualmente les prohibían a las mujeres ir de compras y les negaban el derecho a la educación. Por todo esto, y luego de que se transmitiera el documental Pérdida de clases, la muerte de la educación de la mujer producido por el New York Times, Malala y su padre comenzaron a recibir amenazas de muerte por sus opiniones abiertas contra el régimen talibán. Infelizmente, estas amenazas se transformaron en hechos. 

El 9 de octubre de 2012, un miliciano del régimen talibán atacó a Malala y a dos de sus compañeros de colegio, quienes quedaron heridos. Malala recibió un sólo disparo que le atravesó la cabeza, el cuello y el hombro. Aunque sobrevivió a este terrible ataque, su condición fue crítica durante mucho tiempo. Más tarde se trasladó a Birmingham, en el Reino Unido, para su posterior recuperación en un hospital especializado en el tratamiento de lesiones militares. Fue dada de alta el 3 de enero de 2013.

Un portavoz de los talibanes paquistaníes se atribuyó la responsabilidad del ataque, diciendo que Malala era un símbolo de los infieles y de la obscenidad. Sin embargo, otros clérigos islámicos en Pakistán emitieron una fatwa (su significado es un pronunciamiento legal en el Islam, emitido por un especialista en ley religiosa sobre una cuestión específica) en contra de los líderes talibanes y dijeron que no había ninguna justificación religiosa para dispararle a una estudiante.

El intento de asesinato de Malala recibió cobertura internacional, y este hecho ayudó a que más de dos millones de personas firmaran a favor de la campaña por el derecho de la educación libre de todos los pakistaníes. Esta petición ayudó también a la ratificación de la primera ley de educación en Pakistán. Su intento de asesinato y su negativa a retractarse de lo que ella creía que era correcto, trajo a la luz la situación de los millones de niños de todo el mundo a quienes se les niega el derecho a la educación. De este modo, Malala se convirtió en la defensora de esos millones de niños a quienes se les prohíbe una educación formal debido a factores religiosos, sociales, económicos y políticos.

Finalmente, se crea la Fundación Malala con el fin de crear conciencia sobre los efectos sociales y económicos de la educación de las niñas, y para estimularlas a alzar la voz y "desbloquear" así las enormes potencialidades que hay en cada una de ellas. Esta Fundación busca igualmente exigir cambios y desmitificar todos aquellos prejuicios que han imperado en sociedades donde el Islam político ha sido factor degenerativo de convivencia debido a una visión unilateralista de la paz y a una concepción del mundo bajo una praxis patriarcal que anula los postulados iniciales de sus  propias sagradas escrituras.

El Premio Nobel de la Paz para la joven pakistaní Malala representa igualmente el reconocimiento a millones de niñas marginadas que deben tener un mejor futuro en sus vidas, y no hay una mejor arma en nuestro mundo actual que el derecho a la educación. Bajo esta perspectiva, Malala es la nueva generación de mujeres en el Islam que no niega sus raíces religiosas pero que ahora demanda igualdad de condiciones sin validar medievalismos en la concepción del presente y del futuro en esta misma vida. Un gran reto por delante que la Academia Noruega ha reconocido y que la comunidad internacional, incluyendo a los países musulmanes del mundo, ha apoyado.

Malala tiene un gran futuro por delante ya que en ella se han visto reflejados millones de niñas y de niños que viven en la pobreza total y que demandan un urgente apoyo internacional.
- Fecha de publicaci├│n: 05 Nov 2014
- Publicado por: CEAA

Centro de Estudios de África, Asia y Diásporas Latinoamericanas y Caribeñas "José Manuel Briceño Monzillo"
E-mail: ceaaula@hotmail.com | Teléfono:+58 (0274) 2401885
Universidad de Los Andes, Mérida - Venezuela