Información General Miembros Investigación Enlaces de Interés Eventos
Principal
Eventos y noticias
Eventos años anteriores

Eventos y Noticias

Burkina Faso: El largo camino hacia la transición política


Burkina Faso, este pequeño país del África occidental de poco más de 17 millones de habitantes ha vivido desde finales de la década de 1980 momentos de gran trascendencia que incidieron en el destino que tomaría el país hasta fechas recientes. La llegada de Blaise Compaoré  a la presidencia se produce  luego de un golpe de estado a Thomas Sankara en 1987 dejando con ello diversos escenarios a ser atendidos tomando en cuenta la prematura destitución y posterior asesinato del joven revolucionario que había llegado a presidir el gobierno en 1983, para iniciar un proceso de transformación desde las bases mismas el modo de vida de la sociedad burquinabé.

Los factores que desencadenaron tal situación parecen ubicarse en las políticas desarrolladas por Sankara y su abierto discurso antiimperialista, además de proponer una serie de reformas entre las que se destacaban hacer del campo de Burkina Faso espacios productivos para el bienestar de las mayorías acentuando los contrastes entre el campo y la ciudad, conllevando a que figuras políticas dentro del gobierno mostraran un abierto descontento, lo que catalizó su destitución y el inmediato ascenso de Compaoré, su amigo y compañero. En adelante se iniciará un proceso de reestructuración donde serán expulsados los elementos radicales afectos al depuesto presidente y la abolición de los llamados tribunales revolucionarios. Así mismo, las presiones al nuevo gobierno no se hicieron esperar para "suavizar" las posturas no menos drásticas, donde Francia fundamentalmente y sectores adversos como la Coordinadora de Fuerzas Democráticas, "una suerte de partido de oposición" forzaron para que se iniciase el proceso de redacción de una constitución y la celebración de elecciones multipartidistas. De esta forma, en 1992 se celebran los comicios presidenciales, donde Compaoré bajo la representación de la Organización para la Democracia Popular-Movimiento del Trabajo,  partido al cual lideraba lograr la mayoría en el Parlamento. Desde entonces y hasta el 2010, se celebraron dos elecciones presidenciales, en el 2005 y 2010, en esta última más allá del ambiente de normalidad que arropó el proceso electoral, se hicieron denuncias por irregularidades en las urnas de votación, manifestando los partidos de oposición la anulación de las mismas, argumentos que fueron desestimados siendo reelecto Blaise Compaoré como presidente de Burkina Faso.

En octubre del 2014 la situación del referido país revistió gran trascendencia a razón de que, después de 27 años de ostentar el poder, la hegemonía de  Blaise Compaoré finaliza; y con ello un largo período de gobierno marcado por duras críticas a lo interno del país y por la misma comunidad internacional que cuestionaban la capacidad de conducción en el ejercicio del poder con una marcada tendencia dictatorial, además de la poca reacción ante la crisis que afecta al país en todos los ámbitos de la vida nacional. La renuncia  se produce tras una serie de protestas que involucró a gran parte de la sociedad burquinabé, desde estudiantes, sindicatos y los principales partidos políticos que adversaban al presidente saliente, entre los que se destacan Unión por el Progreso y el Cambio (UPC)  liderado por Zéphirin Diabré, además de incluir al partido del desaparecido Thomas Sankara, es decir, el sankarismo encabezado por Bénéwendé Stanislas. Las razones que incidieron en la salida de Compaoré yacen fundamentalmente en el intento de modificar el artículo 37 de la constitución de ese país para postularse a un nuevo período presidencial; proyecto de ley que se venía contemplando desde hacía un año, pero a mediados de octubre a través de un consejo de ministros se estudió la posibilidad de dicha reforma, el cual fue llevada para  ser evaluada por el parlamento. La misma de haber sido aprobada no necesitaba ser sometida a referéndum si hubiese logrado el apoyo de las tres cuartas parte de la cámara, habilitando de esta forma al ex presidente Compaoré para postularse nuevamente en las próximas elecciones de 2015, intento que fue frustrado ocasionando la salida y posterior huida del expresidente a Costa de Marfil.

La situación en la cual se encuentra el país tras la crisis de gobernabilidad que se planteó desde finales de octubre reviste enormes preocupaciones en la gran mayoría de la población, especialmente en aquellos que participaron en las manifestaciones que obligaron a la salida del presidente, ya que quienes se encargaron de la llamada "transición política" en Burkina Faso son personalidades cercanas al presidente saliente, el cual genera enormes dudas acerca de la posibilidad de un cambio en la escena sociopolítica. Una de las preocupaciones más frecuentes y generalizada en el grueso de la población es la negativa de que un militar asuma la dirección del gobierno. Sin embargo, la balanza de poder parece estar equilibrada, siendo Michel Kafando quien se encargará del destino del país hasta las elecciones que están previstas para noviembre de este año. Kafando es un diplomático de larga trayectoria que se desempeñó  en el Ministerio de Relaciones Exteriores, además de ser Embajador permanente ante la ONU, es el encargado de mantener y canalizar la sensible situación nacional. A su lado, estará uno de los militares más cercanos al gobierno de Compaoré, el teniente coronel Isaac Zida, quien fuera unos de los encargados de hacer pública la renuncia del depuesto presidente. Esta última designación dentro del nuevo gabinete ha generado cierta desconfianza en la población por el temor de que la presidencia sea ocupada por un militar. De igual forma, tras el "acuerdo político" con la designación de Kafando como presidente interino hubo ciertas modificaciones a nivel parlamentario y de gobierno que estuvo a cargo del comité de sabios (comité formado por partidos políticos y líderes tradicionales fundamentalmente), donde el cuerpo gubernamental fue reducido a 25 miembros; así como también reformas a nivel del Parlamento de 111 a 90 diputados. Al mismo tiempo, la atención prestada por la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) ha sido de suma importancia para buscar una salida a la crisis, donde los presidentes de Ghana, John Dramani Mahama, de Nigeria, Goodluck Jonathan, de Senegal, Macky Sall, han participado como mediadores.

En suma, los retos planteados para el gobierno de transición es reforzar las estructuras del Estado y hacer frente a la crisis que asiste el país, donde los índices de pobreza y analfabetismo ocupan espacios significativos, además de la mortalidad infantil que se ubica entre las más elevadas del continente; condiciones que de no ser atendidas de forma inmediata  colocarían en riesgos la gobernabilidad tal como sucedió a finales 2014 con la repentina salida del poder de Blaise Compaoré.

En África las transiciones políticas son cortas o largas, todo depende de la dialéctica democracia o dictadura, aspecto político de alto costo social para el pueblo africano y en especial en Burkina Faso.
- Fecha de publicaci├│n: 09 Feb 2015
- Publicado por: CEAA

Centro de Estudios de África, Asia y Diásporas Latinoamericanas y Caribeñas "José Manuel Briceño Monzillo"
E-mail: ceaaula@hotmail.com | Teléfono:+58 (0274) 2401885
Universidad de Los Andes, Mérida - Venezuela