Información General Miembros Investigación Enlaces de Interés Eventos
Principal
Eventos y noticias
Eventos años anteriores

Eventos y Noticias

Nigeria 2015: Entre crisis económica, desaparecidos y elecciones presidenciales


Desde la aparición en el 2002 del grupo fundamentalista Boko Haram en el noreste de Nigeria, la federación ha vivido momentos de inestabilidad que han condicionado el ritmo del país en los diversos ámbitos de la vida nacional, al punto de dejar al descubierto las fisuras y debilidades de un Estado que ha buscado desde la independencia de Gran Bretaña en 1960, la estabilidad sociopolítica en medio de la diversidad étnica. El impacto que ha generado esta secta radical llega al punto que puede revivir los días del intento de secesión que derivó en la República de Biafra en 1967, por el alcance y los objetivos que persigue, es decir, la imposición de la Sharia como modo de vida en las 36 entidades regionales que conforman a la república nigeriana y no exclusivamente en el norte donde la población es mayoritariamente musulmana.

Durante los primeros meses del año en curso, la situación se ha complicado como consecuencia del avance y las arremetidas del grupo insurgente, sumándose al cuadro general, la corrupción dentro de la administración pública y una agobiante crisis económica producto de la drástica caída de los precios del petróleo en el mercado internacional, por cuanto este concepto representa el 75% de los ingresos nacionales y cerca del 35% del PIB, lo cual ha profundizado las contradicciones del llamado "gigante de África". Los retos planteados no son problemas minúsculos en el seno del país más poblado del continente africano (con 175 millones de habitantes), donde 3 de cada 4 nigerianos viven o padecen el rigor de la pobreza, especialmente en algunos estados del norte.

Este difícil paisaje cobra mayor fuerza por la zozobra y el caos llevado a cabo por la secta mencionada, en los últimos meses ha provocado miles de muertes, desaparecidos y desplazados por los niveles de violencia practicados. Al respecto, no olvidemos el drama de las 200 jóvenes estudiantes secuestradas en abril del 2014 en un instituto educacional en la localidad de Chibok, dicho incidente sigue siendo una incógnita, pues se desconoce el paradero de las mismas. Esta situación mantiene en alerta al gobierno nigeriano y organismos como la ONU y Human Rights Watch. Sin embargo, las probabilidades de encontrarlas con vida son cada vez más reducidas señaló Zeid Ra'ad al Hussein un alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, por la cantidad de cadáveres encontrados en fosas comunes en la localidad de Bama, en el estado de Borno; así como en otras zonas que estaban bajo el dominio de los yihadistas.

De igual forma, las acciones terroristas han desatado una crisis humanitaria en esta zona, provocando cerca de 15.000 víctimas fatales desde 2009, cifra que en las últimas semanas ha ido en ascenso provocando la huida de nigerianos a los países vecinos. En este sentido, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), estima que los últimos movimientos migratorios a territorios vecinos es elevada, donde cerca de 66.000 personas han huido a Camerún; en tanto que otras 18.000 se han establecido en el oeste de Chad, mientras que más de 100.000 se encuentran en Níger.

En este contexto, en medio de la compleja realidad que atraviesa la mayor economía de África, se celebraron las elecciones presidenciales que estaban previstas para el 14 de marzo, pero debido a la violencia practicada por Boko Haram en el noreste del país, fueron cerrados los colegios electorales, lo que obligó a la reprogramación  del evento para los días 28 y 29 de marzo. No obstante, la contienda electoral estuvo dominada por dos candidatos: Goodluck Jonathan, que aspiraba a la reelección y Mahamadu Buhari, un exgeneral de dilatada trayectoria que protagonizó un golpe de Estado que lo llevó a la primera magistratura entre enero de 1984 y agosto de 1985, pretendiendo desde el establecimiento de la democracia en 1999 llegar al poder, siendo derrotado por la vía del voto en tres ocasiones.

El reparto de votos fue muy equilibrado para ambos candidatos, en un electorado que se mostró polarizado por las diferencias religiosas, especialmente entre musulmanes al norte y cristianos en el sur.  Sin embargo, la balanza se inclinó por Buhari, quien a través de una coalición de partidos de oposición lideró el Congreso de todos los progresistas (ACP), ganando con 15 millones de votos, lo que representó el 54% de la intención de votos, frente al 12,3 millones y el 45,6% alcanzado por el Partido Democrático Popular encabezado por Goodluck Jonathan. La llegada de Mahamadu Buhari a la presidencia de la República Federal de Nigeria representa un hecho inédito por cuanto se produce la primera transición política de forma pacífica desde 1999 al establecerse el sistema democrático, el cual había estado dominado por el desgastado Partido Democrático Popular.


No obstante, la nueva administración debe hacer frente a problemas estructurales que pueden condicionar la gobernabilidad, entre ellos: el peso de la petropolítica y la galopante corrupción en las instituciones del Estado que ha sido objeto de constantes denuncias como la de Lamido Sanusi, gobernador del Banco Central de Nigeria, por la malversación de 15.000 millones de euros procedentes del petróleo durante el 2013, así como a los gastos suntuarios dentro de los cargos públicos que han causado una enorme sangría a la economía nacional. Por otra parte, la amenaza que supone el avance del grupo fundamentalista en el noreste del país tras la alianza declarada con el  Al Qaeda del Magreb Islámico, EI y el intento de establecer un Estado Islámico en esta parte del país. Las secuelas de este conflicto ha dejado de ser una amenaza no solo a la federación misma, sino a la región en general por la intensidad de los ataques generalizados. En definitiva, son retos que de no ser atendidos de forma inmediata  colocarían en riesgo al nuevo gobierno electo y la propia institucionalidad democrática que ha buscado consolidarse durante los últimos 16 años.
- Fecha de publicaci├│n: 04 May 2015
- Publicado por: CEAA

Centro de Estudios de África, Asia y Diásporas Latinoamericanas y Caribeñas "José Manuel Briceño Monzillo"
E-mail: ceaaula@hotmail.com | Teléfono:+58 (0274) 2401885
Universidad de Los Andes, Mérida - Venezuela