Información General Miembros Investigación Enlaces de Interés Eventos
Principal
Eventos y noticias
Eventos años anteriores

Eventos y Noticias

Estados Unidos y China: Diálogos entre realidades



Los escenarios recientes que han perfilado las distintas realidades del panorama internacional no saltan a la palestra de manera aislada, son consecuencias de los centros de gravedad en materia económica y política a escala global. Por un lado, el peso económico de China en la economía mundial y su eje geográfico en la Cuenca del Pacífico para el resto del mundo. Por el otro, el esquema político centralizado en Washington bajo la tradicional bandera de representar Occidente en la democracia y el poderío militar, que hace rondas de 24 horas con sus aleados en cada uno de los océanos de nuestro planeta en operaciones de seguridad y defensa en la geopolítica mundial.
   
La reciente cumbre celebrada en el Club privado Mar-a-Lago en Florida (una de las tantas propiedades) del magnate-presidente de Estados Unidos, Donald Trump junto a su homólogo chino, Xi Jinping, el pasado  6 y 7 de abril del año en curso, puso en evidencia la existencia de muchas diferencias en cómo afrontar el mundo, pero se logró activar un diálogo necesario que dejara atrás las erráticas posturas electorales del entonces candidato a la presidencia norteamericana en política internacional, para poner en práctica un "plan de 100 días" dirigido a reducir el déficit de la balanza comercial con China. Tal medida, es un paso positivo y potencial acto de madurez por parte del presidente Trump.
   
Ambos mandatarios acordaron adicionalmente adoptar "un diálogo sino-estadounidense exhaustivo", que pase revista al diálogo estratégico y económico en medio de compromisos bilaterales en: “negociación de alto nivel que incluye relaciones diplomáticas, seguridad nacional, economía, ejecución de leyes, seguridad cibernética y diálogo humanitario. Este rumbo satisface a Beijing”, en palabras del director del Observatorio de la Política China, el Dr. Xulio Ríos. Adicionalmente, consideramos que las sorpresas en medio de la cumbre como el ataque de Estados Unidos a la base aérea siria, fue un acto muy mal visto por los políticos chinos. Forzar a declaraciones y hacer concesiones sobre problemas puntuales genera tensiones adicionales y a la vez propicia evaluaciones de fondo por la parte china ante el inexperto mandatario norteamericano y su accionar unilateral en los escenarios de la guerra, al no hacer las debidas evaluaciones en espacios como el Medio Oriente y el otro como la península coreana.
   
El profesor Fumiaki Kubo, de la Universidad de Tokio, en el marco de la Cumbre señala que hay dos aspectos a considerar: “Xi Jinping logró reunirse con Trump relativamente poco tiempo después de la llegada de este al poder. Por otro, pudo mostrar a su pueblo que China ha conseguido mantener los vínculos con Estados Unidos en cierto nivel”. Ahora bien, añade el profesor: “la parte estadounidense la que tomó la iniciativa y trató de marcar el camino de esta nueva fase en las relaciones bilaterales. La parte china, en cambio, se mantuvo bastante pasiva”. En materia diplomática este nuevo escenario implica a corto y mediano plazo por parte de China, asumir con firmeza el liderazgo de la globalización ante la retirada de Estados Unidos y dejarlo en su esquema de refugio- capullo proteccionista a la potencia declinante de América del Norte. 
   
Por los momentos China manda señales serias, tales como la devolución de buques norcoreanos cargados de carbón, suspensión de los programas  turísticos, vuelos y envíos petroleros a Corea del Norte, ante el rumbo militar norteamericano en respuesta  a la puesta en marcha radical de los programas nucleares por parte de Pyongyang y su líder belicista Kim Jong-un. Pero igualmente, China ha demandado detener urgentemente la colocación por parte de Estados Unidos y Corea del Sur del Sistema antimisiles THAAD (Por sus siglas en inglés: Sistema de Defensa Terminal Área a Gran Altitud) ya que obligará a tomar todas las medidas necesarias para defender su seguridad nacional y sus intereses, así como el equilibrio estratégico en la región. Es decir, veremos una espiral de vientos de guerra en múltiples direcciones.
   
Estamos en presencia de un panorama nada conveniente para el mundo, recordemos la agria discrepancia de un ex asesor en política internacional que le renunció al candidato Trump en tiempos de campaña electoral, cuando este se levantó de la mesa al escuchar por parte del magnate: “¿Y cuál es el problema de usar una bomba atómica?”

Sin duda, el plan de los 100 días se verá afectado o seguirá su marcha en medio de la confrontación bajo los nuevos preceptos del arte de la guerra, no en la versión de Sun Tzu, sino en la versión actualizada de Beijing, con toda su fuerza no deseada para seguir conviviendo en el mundo.
- Fecha de publicaci├│n: 20 Apr 2017
- Publicado por: CEAA

Centro de Estudios de África, Asia y Diásporas Latinoamericanas y Caribeñas "José Manuel Briceño Monzillo"
E-mail: ceaaula@hotmail.com | Teléfono:+58 (0274) 2401885
Universidad de Los Andes, Mérida - Venezuela