Información General Miembros Investigación Enlaces de Interés Eventos
Principal
Eventos y noticias
Eventos años anteriores

Eventos y Noticias

Elecciones en Angola 2017

José Eduardo Dos Santos luego de controlar el poder y el mando de Angola desde el aƱo 1979, dejó la presidencia de la República el pasado mes de septiembre del aƱo en curso, fueron 38 aƱos de forma ininterrumpida. Forjando así su vida y del país al calor del Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA), cuyo surgimiento es en la década de los cincuenta del siglo pasado, dicha organización se construye sobre la base de la unión de diversas tendencias de la izquierda africana de esa región, entre las que destacaron: El Partido Comunista AngoleƱo y Partido de la Lucha Unida de los Africanos de Angola. De igual manera, otros partidos se asimilaron al Movimiento por la Independencia Nacional de Angola (MINA), el Frente Democrático para la Liberación de Angola (FDLA), asumiendo esta unión en 1956 bajo la denominación de MPLA y teniendo como primer presidente a Agostinho Neto, logrando así reunir diversas figuras del nacionalismo angoleƱo.
El progresivo ascenso de Dos Santos en puestos claves durante la década de los setenta, lo llevó a ser uno de los individuos cercanos a Neto en el período entre 1975 y 1979. Este último aƱo fue clave para Angola, siendo el inicio del predominio del MPLA que desde entonces tuvo a Dos Santos como su máxima figura, dirigiendo el ejército desde 1975 hasta 2002; etapa enmarcada en la Guerra Fría y caracterizado por el desgarrador conflicto civil entre el partido de gobierno, respaldado por la URSS-Cuba y la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA), liderado por Jonás Savimbi, patrocinado por los Estados Unidos y la Sudáfrica del apartheid.
Al finalizar la guerra en 2002, el proceso de reconstrucción nacional ha tenido como prioridad la edificación de una paz duradera, y para lo cual el ex presidente Dos Santos fue considerado un artífice y un hombre de ā€œconsensoā€ en la opinión pública nacional. Tras el fin de la confrontación nacional, el país ha iniciado el camino del post-conflicto imprimiéndole dinamismo a una economía que ha tenido como catalizadores el petróleo, gas natural, diamantes, recursos hidráulicos y pesqueros. Desde el 2015, Angola ocupa el puesto número 169, de un total de 175 países en igualdad económica, y el puesto número 148 de un total de 187 países según el Índice de Desarrollo Humano de la ONU, mientras que el 68% de sus ciudadanos viven bajo el umbral de la pobreza, y el 37% vive en ā€œpobreza extremaā€, según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI). En este sentido, el crecimiento económico de los últimos aƱos se ha mantenido en una tasa promedio del 2,1%, lo cual no ha sido proporcional a la reducción de los niveles de desigualdad, en una economía condicionada por la dependencia del petróleo fundamentalmente.
Bajo este panorama se produjo la salida del poder de unos de los mandatarios del África postcolonial más longevos, que tuvo como inicio la no postulación a las elecciones generales del pasado 23 de agosto 2017, donde el candidato del partido de gobierno fue JoĆ£o LourenƧo. Por otro lado, los partidos de oposición que se dieron cita al evento fueron: la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA), representado por Isaías Samakuva y Convergencia Amplia de Salvación de Angola-Coalición Electoral (CASA-CE), liderado por Abel Chivukuvuku.
Tras los anuncios de la Comisión Electoral de Angola, el candidato LourenƧo del MPLA obtuvo el 64,57% del respaldo electoral, mientras que UNITA el 26,7% y CASA-CE 9,46%. Ante ello, las críticas no se hicieron esperar, seƱalando a los candidatos derrotados la falta de trasparencia en el desarrollo de los comicios que ha dejado incólume la supremacía del MPLA.
Si algo quedó claro, es que desde 1975 el histórico partido no ha dejado margen a un posible cambio radical en la estructura de gobierno. El presidente electo JoĆ£o LourenƧo, prometió durante su campaƱa electoral combatir la corrupción y lograr continuar con el crecimiento económico. En relación al primer aspecto, limpiar la imagen del partido debe ser la primera tarea, dado que tras la permanencia de Dos Santos en el poder los cuestionamientos sobre hechos de corrupción lo llevaron a ser seƱalado como uno de los mandatarios más corruptos del continente africano. Asimismo, contrarrestar el impacto negativo de una economía que había entrado en recesión desde el 2002 hasta los últimos aƱos, como consecuencia del desplome de los precios del petróleo, dado que este hidrocarburo representa el 95% de las exportaciones, y casi la mitad del PIB ā€”un 45%ā€”, según cifras de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), de la que Angola forma parte desde 2007.
En definitiva, la celebración de elecciones no garantiza el fortalecimiento de un sistema democrático, lo cual indica que los próximos aƱos registraran si el cambio en la dirección del Estado en Angola fue nominal o fue el inicio de un proceso transicional que equilibre y permita una justa participación de las fuerzas políticas y la sociedad civil en la toma de decisiones.
- Fecha de publicaciĆ³n: 26 Oct 2017
- Publicado por: CEAA

Centro de Estudios de África, Asia y Diásporas Latinoamericanas y Caribeñas "José Manuel Briceño Monzillo"
E-mail: ceaaula@hotmail.com | Teléfono:+58 (0274) 2401885
Universidad de Los Andes, Mérida - Venezuela